lunes, 10 de febrero de 2014

LA CARA OCULTA: el escondite secreto.

Cuando salió de nuevo a la superficie se quedó contemplando, extasiada, el magnífico paisaje que había ante ella. La hierba tenía un embriagador color verde algo que la sorprendió al estar en aquella época del año, todo aquel manto verdoso estaba salpicado por diferentes flores silvestres, entre ellas margaritas; más adelante había un cristalino lago que no paraba de formar olitas en la orilla a causa de la cascada que brotaba de la montaña que había al fondo, era una escena increíble. Axel salió por fin del túnel y se colocó al lado de su amiga que se había quedado hipnotizada.

Él sonrió:- Bueno ¿Qué te parece?-.Ella abrió la boca, le brillaban los ojos:- ¿Que qué me parece? Esto es una maravilla-. Comenzó a saltar por el césped, alegre:- ¿Cómo encontraste este lugar?-.Axel se metió las manos en los bolsillos, satisfecho con su reacción:- Me agobiaba hacer lo mismo todos los días así que decidí encontrar un sitio sólo para mí dónde poder tranquilizarme cuando no pudiese más; vagué por el bosque durante mucho tiempo hasta que me topé con ese muro, sentí curiosidad así que decidí descubrir que había detrás, encontré el hueco y fin de la historia-.-Es alucinante-. Y abrazó con fuerza a su amigo que no supo muy bien cómo reaccionar ante aquella muestra de afecto.-No sé si me gusta más que me pegues o que me abraces-. Ella se separó de él y le dio una colleja que le desequilibró un momento:- ¿Qué tenéis las chicas con darme en la coronilla? Me vais a dejar tonto-.-No, eso ya lo eres-. Y comenzó a reírse.Axel se frotó la nuca y suspiró:- Creo que prefiero los abrazos-.Kaila negó con la cabeza:- Ahora te aguantas, has desaprovechado la oportunidad, soy de las que dan abrazos cada diez años sino más-.Él suspiró:- Genial-.Ella comenzó a reírse y rápidamente se acercó a la orilla del lago; cerró los ojos y respiró hondo. Se encontraba completamente en paz, la angustia que la torturaba aquella mañana había desaparecido.-Tengo más que enseñarte-.Kaila se dio la vuelta y se sorprendió al ver lo cerca que se encontraba de ella:- ¿En serio? Pues a qué esperas-.Él subió las cejas:- ¿Entonces me das tu permiso?-.Ella le regaló una sonrisa pícara:- ¿Por qué no?-.-Pues recuerda lo que me acabas de decir-.Kaila le miró extrañada:- ¿Por?-.Entonces Axel se acercó aún más a ella y sin avisar la empujó; A Kaila le pilló por sorpresa por lo que perdió el equilibrio y cayó al frío lago. Cuando su cabeza volvió a la superficie lanzó un grito:- ¡Axel te vas a…!-.Pero rápidamente él se tiró también sobre la superficie cristalina del lago formando una ola que, por un momento, la sumergió de nuevo.
Axel se acercó buceando a la joven, emergió con cuidado y le puso ojos de cachorrito al ver lo enfadada que estaba:- Recuerda que me has dado permiso-.Ella intentó hacerse la comprensiva:- ¡Ah! Es verdad, tienes toda la razón, bueno, qué le vamos a hacer-. Axel suspiró pero Kaila no había terminado su monólogo:- Pero no recuerdo que te haya prometido no hacerte nada si la experiencia no me gustaba-.Rápidamente Axel se sumergió de nuevo y comenzó a nadar hacia la cascada seguido muy  de cerca por su depredadora; en cuanto la cabeza del joven volvió a salir al exterior Kaila apoyó sus manos y le hizo una aguadilla; cuando la joven le dio permiso para respirar se apartó de ella:- Espera, tiempo muerto-. Axel reguló su respiración:- Lo que te quiero enseñar está detrás de la cascada-.Kaila subió la ceja, no estaba muy segura:- ¿Es otra broma tuya?-.-Ya me gustaría…-. Al ver la mirada asesina de su amiga, rectificó:- Pero no, de verdad hay algo más que te quiero enseñar-.Kaila frunció el ceño:- Es extraño, hoy no me estás atacando tanto como de costumbre-.-Hoy hemos hecho una tregua, mañana seguiremos con nuestras peleas sin sentido, no te preocupes-.Kaila se echó a reír:- Vale, me has convencido, de todos modos ya que estoy mojada me hubiese metido en la cascada me lo hubieras dicho tú o no, así que no hay problema-.No le dijo nada más, ella fue la primera en sumergirse y desaparecer; Axel se quedó observando la superficie y entonces una cabeza separó la cascada:- Venga, oye esto da buenos masajes en la cabeza-. Axel sonrió y siguió a la joven al interior.Allí había una caverna que se adentraba en las entrañas de la montaña; Kaila cogió impulso apoyando las manos en el suelo rocoso y salió del agua. Se quedó un rato observando la cueva y luego se miró su empapado abrigo de plumas y su pesado uniforme, si antes le había resultado incómodo ahora era una pesadilla.-Genial-. Le dijo a Axel mientras este salía también a la superficie:- Vamos a parecer patos mareados andando con esto-. Se escurrió la falda de cuadros para quitar peso y luego se desprendió de su abrigo, de su jersey y de sus zapatos.Axel la imitó y cuando estuvieron preparados comenzaron su camino hacia las profundidades de la cueva, estuvieron durante mucho tiempo subiendo irregulares cuestas y escalando paredes pedregosas; ante aquella actividad Kaila se volvió a emocionar y adelantó a su compañero en varias ocasiones algo que le irritó porque no era capaz de cogerla aunque quisiera, pero como Kaila no sabía el camino tenía que permitir en ocasiones que el chico fuese en cabeza.Al final desembocaron en un espacio totalmente oscuro, Kaila se dispuso a seguir el camino pero Axel la retuvo:- Espera un momento-.Kaila le obedeció pero por más que intentaba encontrar su mirada para averiguar sus intenciones no lo conseguía, todavía no se había adaptado a esas tinieblas. Entonces una pequeña luz amarilla apareció de la nada y comenzó a crecer hasta iluminar el rostro de su amigo.Kaila subió las cejas:- ¿Lo estás haciendo tú?-.-No, es una luciérnaga gigante-. Kaila cruzó los brazos, ofendida:- Ja y ja, me parto de la risa-.Pero él intentó ignorar su provocación:- No te enfades, esto te va a encantar-.Axel extendió los brazos hacia arriba y la bola de luz comenzó a ascender; cuando estuvo a una cierta distancia del suelo la esfera comenzó a alumbrar el lugar. Al ver el panorama que se había formado Kaila comenzó a reírse; los rayos que había formado Axel habían colapsado con unas pequeñas piedrecitas que estaban incrustadas en las paredes provocando que los dos jóvenes fueran iluminados por diminutos focos blanquecinos; Kaila no podía apartar la mirada de sus brazos, parecían estar salpicados por diamantes.-¿Te gusta?-.Kaila comenzó a dar vueltas sobre sí misma:- Me encanta ¿Qué tipo de piedra es?-.Él encogió los hombros:- Ni idea, sólo las utilizo para esto-.Kaila subió las cejas, sorprendida:- Pero pueden ser diamantes, con todo lo que hay aquí podríamos hacernos ricos-.Axel negó con la cabeza:- No creo que sean diamantes y, aunque lo fuesen, están mejor aquí, ahora mismo no necesito dinero y cuando lo necesite sabré donde buscar, además, tenemos prohibido venir a esta zona así que si aparezco de repente con todo esto ¿No crees que sospecharán?-.Ella se mordió el labio:- Ahí le has dado-.-Es mejor así, de esta forma nosotros tenemos un cielo personal en este sitio-.Kaila sonrió, le gustaba esa idea:- Me has convencido totalmente-.Axel le devolvió la sonrisa y luego señaló el hueco que había delante de su compañera:- Tenemos que seguir por ahí-.Ella miró el lugar que le señalaba y luego clavó sus ojos de nuevo en él:- Pero ¿Hay más sorpresas? Si con el lago ya me había animado-.Axel apretó los labios:- Entonces ¿No quieres seguir?-.-¡Estás de broma!-. Rápidamente le agarró la muñeca provocando que la luz se hiciese más tenue y le guió hasta el agujero:- Enséñame más-.