lunes, 17 de marzo de 2014

La Amistad: dura pero maravillosa


La amistad es tan hermosa como delicada, los momentos que compartimos con las personas a las que queremos desprenden tal magia que nos embelesa y nos atrapa en un mundo en el que pensamos que nada malo nos puede ocurrir. Esta seguridad hace que nos abramos sin contemplaciones a las personas que consideramos nuestras amigas: les desvelamos nuestros sueños, nuestros secretos y lo más íntimo de nosotros mismos. En ocasiones puede hacerte sentir realizada y liberada gracias al hecho de saber que existe alguien en tu vida con el que puedes contar; pero con el tiempo esto puede convertirse en un arma de doble filo. Muchas personas dicen que para mantener una amistad hay que cuidarla y cultivarla, por supuesto que esto es cierto, pero no son las únicas variables que pueden explotar la burbuja en la que han estado viviendo. Los humanos tienden a ser desconfiados y mucho más si en el pasado les han hecho daño; al darse cuenta de lo que han hecho comienzan a estar más alerta y ahí es cuando se forman los mal entendidos. Comienzas a pensar que esa amiga puede estar hablando a tus espaldas, ves una máscara en su rostro y tienes la sensación de que su expresión corporal cambia cuando apareces y te repele; ante tus ojos esa amiga se ha convertido en un monstruo con un disfraz de humana. Esto hace que quieras huir de ello, es normal ya que a nadie le gusta que le hagan daño, pero este mecanismo de defensa puede empeorarlo todo. A veces la otra persona que comprende la relación está pasando por lo mismo, ve cosas donde no las hay y se forma historias que no existen; empieza a formarse una gran barrera entre ellas y se generan incomprensiones, ninguna es capaz de creer en la versión de la otra cuando, en realidad, están pasando por el mismo proceso. Muchas veces estos malentendidos son los causantes de que las amistades se desintegren y, en la mayoría de los casos, suele llevarse por medio a más de una persona. Que una relación se rompa por algo así es una verdadera lástima porque significa que no saben la suerte que tienen, puede que esa persona hubiese estado a su lado el resto de su vida.
Tenemos que luchar contra nuestros miedos, ser valientes y encararnos ante los problemas porque muchas veces la solución está ante nuestras narices.
No os quedéis callados, hablarlo e intentad encontrar entre todos la raíz del problema; muchas veces los maravillosos recuerdos que compartís y atesoráis (Que no suelen ser pocos) los bloqueáis para llevar la crisis con mayor facilidad, pues no lo hagáis, es justo lo contrario, tenéis que utilizarlo como apoyo porque, en ocasiones, los buenos momentos tienen más peso que los malos.

Este video va dedicado a mi hermana y sus amigas que son las mejores ;) espero que os guste: