viernes, 5 de agosto de 2016

¿Quién soy?

Resultado de imagen de quien soy

¿Quién soy? 

Es una muy buena pregunta, una que nos hacemos todos los seres humanos en algún momento de nuestras vidas ¿Cúal es exactamente la respuesta que estamos buscando? ¿Nos referimos a nuestra situación laboral? ¿A los sueños que nos gustaría realizar en un futuro? ¿A nuestra personalidad cambiante? ¿A la imagen social que intentamos formar? ¿O quizás intenta averiguar cómo es esa alma escondida que protegemos en nuestro interior?

Hay muchas facetas que mostrar, muchas caras que elegir ¿Tenemos que describir nuestro verdadero yo?  Pero... ¿Cuál es?

No creo que haya que elegir sólo uno de esos muchos lados que tenemos, al fin y al cabo todos nos hacen ser quienes somos.

Una persona puede ser una escritora errante, una aspirante a sirena, un alma que intenta sacar lo mejor de sí misma y que quiere ayudar a los que lo necesitan,
Puede ser tímida, alegre, impulsiva y despistada.
Puede ser alguien que intenta dejarse llevar y encajar en un mundo que muchas veces parece de locos, un individuo que tiene que luchar todos los días contra su inseguridad para no dejarse devorar por los depredadores que rondan a su alrededor...

Nos podemos presentar de muchas maneras y de formas distintas, pero nunca seremos capaces de explicarlo absolutamente todo, porque todavía hay muchas cosas sobre nosotros mismos que no conocemos y hay otras tantas que cambiarán conforme vayamos avanzando.

Si lo pensamos puede que ni siquiera seamos la misma persona que éramos hacía dos segundos. El tiempo no descansa y por consiguiente nosotros tampoco; estamos unidos, y aunque a muchos no les guste esta realidad, nunca seremos capaces de desprendernos de él. Crecemos y evolucionamos tan rápidamente que asusta.

Todo cuanto vivimos, cada anécdota que experimentamos por muy pequeña que sea, se adhiere a nuestra mente, aprendemos de ella; lo que quiere decir que si nos encontramos otra vez en esa misma situación podemos actuar con más seguridad en nosotros mismos o de una manera totalmente diferente.

El ser humano es demasiado complejo, su interior está compuesto por un número de dimensiones que no somos capaces de contar, y es por esto mismo por lo que creo que la mejor forma de explicar quiénes somos es decir que, simplemente, soy YO.

El "yo" es una palabra que puede englobar toda tu esencia, tú sabes lo que implica decirla, así que no tenemos porque preocuparnos de que los demás no nos entiendan, lo importante es comprender que, con ella, encerramos todo un mundo.  El nuestro.

Y terminada esta pequeña reflexión os invito a hacer un reto. Coged un papel y escribid en él todo lo que se os ocurra que os puede definir, incluso lo más extraño e insignificante, recoged vuestros ideales, vuestra forma de ser, la imagen que os gustaría tener ante los demás, vuestra carrera... lo que sea; y luego haced lo mismo pero intentando recordar vuestro yo niño o del pasado. Descubriréis cuántas cosas han cambiado y os sorprenderéis con las que no lo han hecho. Es una manera de reencontraros y ser más conscientes de cómo sois.

Todo eso, tanto vuestro yo actual como el anterior, os hace ser quienes sois, nunca lo olvidéis ;)

Y terminado este pequeño juego, me despido.

¡Hasta el próximo secreto!