lunes, 2 de mayo de 2016

TRIBUTO: Día mundial contra el acoso escolar.

Resultado de imagen de stop bullying bajo mi piel Resultado de imagen de stop bullying bajo mi piel

No podemos entender el poder que tiene el miedo sobre nuestras almas hasta que nos encuentra y nos atrapa entre sus garras.

Es asfixiante, agotador, destructivo… el no poder caminar libremente sin pensar en lo que nos pueden hacer en cuanto pisemos el patio del colegio es algo que ningún niño debería experimentar, pero cada vez son más los alumnos víctimas de la violencia en las aulas.

Los más pequeños deberían descubrir el mundo sin miedo, aprender lo que es bueno y lo que es malo sin corromper sus frágiles corazones, intentar que el veneno que la sociedad nos inyecta con la edad no les afecte, pero ni siquiera lo tenemos en cuenta, y al final, esa toxina que tienen todos los adultos, acaban contagiándosela  a los menores.

Si mezclamos esa inocencia e inmadurez con la oscuridad, los niños acabarán descontrolándose y abusaran de aquellos que crean que son más débiles, y no por un motivo en particular, es simplemente algo que han aprendido a través de los mayores que les rodean.

Algunos no pueden soportar ese maldito infierno en el que se ha convertido su universo, así que deciden que lo mejor es dejar de existir. Otras muchas víctimas se esconden, intentan olvidarse de aquella terrorífica época que les marcó para siempre y llevar una vida normal; pero por dentro esa persona ha sido destrozada y, por tanto, ha dejado de ser la misma que una vez fue.

Yo fui una de ellas. 

Durante mucho tiempo pensé que lo mejor era ocultar las incontables heridas que tenía mi corazón y superarlo en silencio, mis profesores me habían dicho tantas veces que lo que había pasado no había sido para tanto que al final tuve que creérmelo, convencerme  de que tenían razón y de que lo había exagerado; pero mi interior estaba demasiado demacrado, así que no fue capaz de llegar a un acuerdo con ese razonamiento.

Durante mi estancia en aquel camino lleno de minas creí que nunca llegaría a encontrar una salida, pensamientos oscuros se abrían paso en mi mente y me empujaban a hacer algo que sabía que no debía hacer; pero entonces una mano amiga me agarró y me obligó a cambiar de sendero.

Ahora, una vez recuperada, me levanto con la ayuda de mi libro "BAJO MI PIEL", para demostrarle a la gente que sí se puede superar, quiero que todos los que han pasado por ese infierno dejen de agachar la cabeza y escapen del miedo, que todos los niños que lo están sufriendo puedan dar un paso adelante y pidan ayuda, porque, aunque muchos adultos sigan sin entender la gravedad del acoso, hay algunos que ya se están uniendo a la guerra que hemos declarado contra la violencia escolar.

Concienciemos a la sociedad, tanto a los más pequeños como a los más mayores, este fenómeno es un gran problema, pero todos juntos podemos vencerlo. Me gusta pensar que, a través de la palabra y la sensibilización algún día podremos erradicar el bullying de los colegios y podremos convertir este mundo en un lugar mejor para los más pequeños.


Ha llegado la hora de escapar de nuestro verdadero enemigo, "Bajo mi piel" solo ha sido el primer paso, el empujón para entender lo que sucede en el interior de una persona que está sufriendo acoso, para ponerse en la piel de alguien que lo vive; así que liberémonos del miedo y plantemos cara.

#Borraelacoso
Por un mundo sin violencia.